Grúas de techo Techo

EL SISTEMA DE ELEVACIÓN SIEMPRE AL ALCANCE DE LA MANO
 
 
• Siempre a mano, está donde se necesita y al ser más accesible se usa con más 
frecuencia.
• Sencillas de manejar para hacer las transferencias y elevaciones de forma fácil y segura.
• La grúa no está por en medio cuando no se usa.
• Para todas las elevaciones y transferencias habituales. Ej: entre la cama y la silla, en el baño, incluso desde el suelo.
• Sin importar el mobiliario que haya en la habitación y que no está por en medio ni ocupa espacio cuando no se usa.
• Evita lesiones de espalda a los cuidadores provocadas por intentar levantar a pacientes de forma manual.
• La instalación permanente proporciona más estabilidad y el paciente tiene una mayor percepción de seguridad.
• Aporta dignidad al paciente en las movilizaciones que ahora son más seguras y con menos movilizaciones manuales. Paciente y cuidador mantienen el contacto
visual en todo momento.
• Cómoda y segura. Funcionamiento suave y sin movimientos bruscos al arrancar. Se eleva de forma silenciosa transmitiendo seguridad a paciente y cuidador.
• Capacidad de carga máxima de 200 kg. Opcional 270 kg y 380 kg.
   
 
 
 
 
 
   SISTEMA EN H, TRANSVERSAL
 
Ofrece la libertad de elevar al paciente en cualquier lugar de la habitación
El sistema en H está formado por un raíl móvil que se desliza
suavemente sobre dos raíles fijos montados en los extremos de la estancia.
Es la solución más práctica y funcional, ya que ofrece una total libertad para mover y elevar un paciente en cualquier lugar de la habitación, en caso de necesidad o caída, y sin importar el mobiliario de la estancia.
Además, esta grúa no molesta y deja la habitación libre de obstáculos cuando no se usa.
Los raíles transversales pueden conectarse por ambos extremos
con raíles rectos o curvos para permitir transferencias entre habitaciones diferentes. El sistema transversal es el tipo más utilizado de sistema de raíles y el más apreciado entre el personal cuidador.
 
    RAIL FIJO, RECTO O CURVADO
 
Es ideal para elevaciones entre dos puntos fijos.
Un ejemplo es la elevación de una cama a una silla de ruedas, o en el lavabo. El raíl puede ser recto o en curva y queda instalado discretamente en el techo. El raíl recto es una alternativa sencilla, eficaz y económica.

 

 

 

Productos relacionados

Enviar a un amigo