Elegir un elevador de WC

Escrito el 23-07-2012 . Autor: Daniel Gómez Peciña

Ir al retrete con cierta independencia es importante y los inodoros actuales son por lo general demasiado bajos por lo que muchas personas tienen dificultad para sentarse y para incorporarse. Un asiento elevado colocado sobre el retrete proporciona una mayor altura y permite más intimidad en esta actividad tan personal. Los asientos elevadores son así una ayuda prácticamente imprescindible para incorporarse y sentarse con el mínimo esfuerzo y seguridad.

Los especialistas opinan que disminuye el riesgo de caídas en pacientes osteoporóticos y está especialmente recomendado para hemipléjicos, personas con prótesis o artrosis de cadera o cualquier otro proceso degenerativo de la cadera o rodilla que limite la movilidad por dolor. Se adaptan al retrete sin la necesidad de herramientas y en pocos minutos.

Los elevadores de WC suplementan la altura del inodoro existente en 5, 10 o 15 cm. Para escoger el más apropiado hay que tener en cuenta la altura del usuario. A pesar que el más habitual es el de 10 cm, una persona alta puede precisar el de 15 cm y para una persona más bajita el de 5 cm será suficiente.

Cuando un inodoro es utilizado por más de una persona se recomienda el de 10 cm de altura.

https://www.ayudasdinamicas.com

Existen elevadores que se pueden regular en el momento de su instalación en las 3 alturas. 5, 10 y 15cm.

https://www.ayudasdinamicas.com

 

Un elevador para cada necesidad:

-Para los que precisan una ayuda complementaria, los elevadores pueden incorporar apoyabrazos para incorporarse y sentarse con más facilidad. Los brazos son abatibles para permitir una transferencia lateral, por ejemplo desde una silla de ruedas.

-Los que deben permanecer mucho tiempo sentados en el WC deben utilizar elevadores blandos, por su comodidad y para evitar la aparición de úlceras por presión.

-Para el post operatorio inmediato de cadera están recomendados los elevadores graduables en inclinación ya que evitan la flexión exagerada de cadera y disminuye el riesgo de luxaciones.


Volver